LA LINTERNA

Nota

Nota

Casa de la Comisaría de la Mujer: más datos y cifras que alimentan sospechas

Foto

Las repercusiones de la nota del sábado, denominada “Sede de la futura comisaría de la mujer, gastos y cifras que no cierran” , no demoraron su llegada a nuestra redacción, por lo cual el relato de estos actos del gobierno de Darío Kubar siguen mereciendo nuestra dedicación.
En la nota mencionada hacemos alusión a la compra de la casa destinada a la Comisaría de la Mujer en General Rodríguez, la que se realizó por Ordenanza Nº 4.159 del día 24 de septiembre del 2015 con apoyo unánime de los señores concejales. Por aquel entonces, Darío Kubar ocupaba una banca por la Alianza Cambiemos y siendo acérrimo opositor no presentó ninguna resistencia, ya que advertía que la compra del inmueble fue beneficiosa para el Municipio que la estaba pagando $ 1.200.00 cuando las tasaciones que figuraban en el expediente rondaban el $ 1.600.000, tanto la oficial del Banco de la Provincia de Buenos Aires como de las inmobiliarias requeridas en el trámite.
En nuestra conversación con uno de los propietarios, rememora que todo comenzó con una visita a la casa (donde él estaba viviendo) de parte del anterior intendente Juan Pablo Anghileri, el comisario Daniel Ibarra, el Secretario de Seguridad (gestión Anghileri) Sergio Fernández y la titular de la Comisaría de la Mujer. En aquella ocasión, todos se mostraron conformes con la situación y la ubicación del inmueble, evaluaron los pequeños arreglos que había que hacer, hasta recuerda que hablaron de unos $ 50.000, y se repartieron los ambientes para las futuras instalaciones.
Luego vino el Expediente Nº :4050-171.417/15 que dio origen a la sanción de la Ordenanza Nº 4.159/15 votada por todos los concejales y promulgada por el Decreto Nº 1.904 del 29 de septiembre de 2.015. Iniciados los trámites, al momento de la firma del Boleto de Compra-Venta, la Municipalidad abonó la mitad del monto acordado a la familia propietaria, quedando a la espera de la firma de la escritura correspondiente.
Asumido el Intendente Darío Kubar como Intendente, los propietarios de la casa se entrevistaron con él para solicitarles que dé impulso a la firma de la escritura ya que la inflación empezaba a galopar sobre los precios y el monto acordado oportunamente había perdido actualidad. Luego de estudiar los medios que ayudarían a la firma del documento, los nuevos funcionarios municipales le solicitaron que exijan mediante carta documento la firma de la escritura. Cosa que la familia Arcardini hizo, llegando a la firma de la escritura en la ciudad de La Plata el día 2 de mayo del año 2.016 y anunciada su rúbrica se presentó mediante diversas gacetillas oficiales, como un avance importante. Incluso, durante este viaje, el propietario volvió a plantear la desvalorización del dinero obtenido por la venta de su casa familiar y tanto el Kubar como su Secretario de Legales, Dr. López le habrían asegurado que solicite dicha actualización mediante carta documento, cosa que la familia hizo pero de lo cual nunca obtuvieron ningún tipo de respuesta más que el dinero restante y una propuesta de jubilación.
Luego vino el abandono de la casa por parte de la gestión Kubar, hecho totalmente comprobable para cualquiera que converse con los vecinos o pase seguido por el frente de la casa ubicada en la calle Belgrano al 100.
El deterioro fue avanzando y las voces de quienes reclamaban la dedicación para poner en marcha la Comisaría de la Mujer planificada, también.
Hasta que el día del primer paro de mujeres que se hizo el día miércoles 19 de octubre de 2.016, el Intendente Kubar y su esposa Natalia Ruiz, expusieron en la Radio de la Municipalidad una situación que dista de esta realidad.
La consorte y secretaria privada lanzó frases muy duras para afirmar que el Intendente Juan Pablo Anghileri había comprado esa casa por un favor político, que era una casa que estaba “toda podrida” y con lo que ya se había abonado en reparaciones se hubiera podido comprar otra casa. Cualquiera que tenga acceso a este video del programa Reencuentro de la FM Municipal, podrá advertir las claras contradicciones de la primera dama, avalada por el intendente sentado a su lado.
En principio, la casa era habitable al momento de la compra, ya que la familia vivió allí hasta el momento de la firma del Boleto de Compra-Venta, otro detalle es que el valor fue el adecuado ya que su esposo (concejal opositor en el momento de aprobarse la adquisición), se hubiera opuesto de no ser así, ¿O no? Por otro lado, al día 19 de octubre le habían puesto tanta cantidad de plata a la casa, ¿Tanta como para comprar una nueva? ¿Y las mejoras? ¿Cuáles fueron? Porque nadie las advirtió. Otro interrogante es: si cuando fue Sergio Fernández a ver la casa, siendo responsable de Seguridad en gestión anterior y estimaron que con $ 50.000 pesos ponían en orden algunas cuestiones de infraestructura, por qué ahora es tanto más.
Y por último, si hacen la licitación privada para las refacciones, ahora, en febrero y presentan un presupuesto oficial de $ 700.000 mil, ¿No podrían haber gastado menos si se hubieran dedicado a la casa cuando firmaron la escritura en mayo del año 2.016? Además, si al 19 de octubre de 2.016, según la Sra. Ruiz, habían gastado tanta plata por qué nunca se notó y ¿Por qué se hizo sin licitación?
Por último, es de destacar que en la compra de la casa de la calle Belgrano al 1000 se produjo la insólita situación de pagarla un tercio menos de las tasaciones oficiales y en el caso de la casa que el matrimonio Kubar le alquila al matrimonio Kubar, se paga una suma muy por encima de la informada por el Colegio de Martilleros de General Rodríguez en el expediente, además de considerar que lo hicieron sin licitación por más de dos millones de pesos, cuando ahora nos enteramos que licitan un alquiler por 10 meses para Inspección General por un presupuesto oficial de $ 430.000 y sensiblemente menor al alquiler del escándalo.

Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio