LA LINTERNA

Nota

Nota

01/10/17

El escándalo por los terrenos en San Carlos cada vez salpica más cerca de Kubar y Cuello

Foto Foto

A medida que avanza el conocimiento de lo que pasó para que unos inescrupulosos quisieran desalojar en forma violenta a vecinos del barrio San Carlos, más parece acercarse el tema al actual delegado de Las Malvinas, Sergio Cuello y al intendente Darío Kubar.
Habría enojo de los empresarios de la empresa de transportes de pasajeros La Perlita por verse involucrados en este problema. Según trascendidos les habrían vendido predios a una firma con documentación apócrifa.
Mucho de que esto se sepa se debe a la valiente actitud de Graciela Cheong quien está resistiendo el desalojo de su vivienda, acompañada por sus vecinos de San Carlos, que no fueron indiferentes ante la injusticia de que un grupo de delincuentes quiera sacarla de donde vive en forma ilegal para hacer un negocio sucio.
Cheong, en sus gestiones ante los concejales pudo hablar con el edil oficialista Fabián Polverini (Cambiemos) y éste le dijo que tenía una carta documento que la empresa La Perlita le envió al Municipio informándole que ante las intimaciones para que dejaran el predio que ocupaban en la calle Intendente Manny al 1400 en la que guardaban sus micros, y por la prórroga que le dio el subsecretario de Inspección General, Sergio Cuello, habían adquirido un predio para tal fin.
Pero por los datos catastrales que habría brindado la empresa en esa misiva, es el que ocupa Graciela Cheong hace 20 años, al que la mujer le pagaba los impuestos provinciales, hasta que en ARBA alguien le cambió el destinatario.
El nuevo destinatario se llama Jorge Omar Gómez, el mismo nombre que quería desalojar a la familia Herrera que vive en la manzana vecina a la de Cheong.


En ambos intentos de desalojo por la fuerza se vieron involucrados empleados municipales, del llamado GOU (Grupo de Ordenamiento Urbano), dependiente de la Subsecretaría de inspección General que, por aquellos días, era dirigido por Sergio Cuello. También intervino la Policía Local, de fuerte lazo con el Municipio.
En el caso de Cheong se vieron máquinas viales municipales invadiendo el predio privado y a camiones con carteles que dedían: “Al servicio de la Municipalidad de General Rodríguez”, por lo que puede entenderse que fueron contratados para trabajar en la Delegación Municipal Las Malvinas, cuyo titular, por estos días también es Sergio Cuello.
El escándalo llegó al punto crítico con el vuelco de uno de esos camiones y con la labor de las máquinas municipales que fueron filmadas por los vecinos y el periodismo local que se interesó en el tema.
Tras esto, la gente cortó la calle Corrientes y allí aparecieron los concejales Fabián Polverini y Francisco Pin quienes lograron que los vecinos levantaran la medida, tras prometer que se podrían reunir con el intendente Darío Kubar.
Este lunes el Jefe Comunal atendió a la gente y con la mejor cara de nada, les dijo que no sabía quién estaba detrás de estas maniobras violentas e ilegales y prometió que despediría a quienes estuvieran involucrados, aunque hasta este viernes pasó absolutamente nada.
Si bien el concejal Fabián Polverini se comprometió ante los vecinos a presentar un pedido de informes al Departamento Ejecutivo, no fue el autor de ninguno de los cuatro proyectos referidos al tema en la última sesión del Concejo Deliberante, ya que todos provinieron de bloques opositores.
Si bien no se conoce ningún tipo de investigación oficial, trascendió que la empresa de transportes se habría visto involucrada en este tema cuando en realidad había pensado que había hallado la solución a uno de sus problemas.
La información que circula en el Municipio es que la empresa, o mejor dicho una de sus principales responsables, habría manifestado su enojo a un importante funcionario del gabinete del Gobierno de Darío Kubar para que se solucione el problema creado.
Las mismas fuentes sostienen que la empresa de transportes podría haber adquirido el predio donde está Cheong confiada en que estaba totalmente en regla, ya que se lo habrían ofrecido con documentación a nombre de un testaferro de un conocido funcionario. La maniobra tendría un paso antes, mediante el cual Carlos Álvarez y Trueba habría otorgado un poder a una persona, luego habría ventas de derechos del predio en cuestión, hasta que alguien se lo vendió al supuesto testaferro, quien se lo terminó cediendo por mucho dinero a la empresa de transportes de pasajeros, gracias a las gestiones de algún funcionario.
A las situaciones irregulares se suma que es difícil que se pueda hacer una compra venta de los inmuebles porque los mismos se encuentran atravesados por un canal y por este motivo figuran en el loteo original como imposibilitados de ofrecerse a la venta, ya que se encontrarían a la espera del “informe de la vaguada por parte de hidráulica”. Por lo que se sabe este informe nunca se conoció.
Si todo esto no estuviera manchado por tantas cosas raras, uno podría pensar que es un problema entre privados, pero en estos negocios aparecería por todos lados Jorge Omar Gómez, un nuevo nombre en General Rodríguez que hace su irrupción con fuertes vinculaciones al funcionario Sergio Cuello.
Gómez, aparentemente es propietario de un conocido semanario llamado La Hoja y por este lado quisimos contactarnos por él, ya que le solicitamos su teléfono a uno de los responsables del medio. Pese a los varios intentos tanto en llamados como en mensajes nunca nos respondió.
Un medio de la ciudad de Pilar, Pilar Político, indicó que Jorge Omar Gómez sería quien llaman “Cabezón” entre los allegados del intendente de Pilar, Nicolás Ducoté (Cambiemos). En el mismo medio dicen: “La relación entre Ducoté y Kubar es muy buena. Así lo demuestran al intercambiar funcionarios. Nico aceptó que la señora de su colega, Natalia Ruiz, sea ñoqui en Pilar, y también lo ayuda enviándole a punteros como Gómez para resolver “situaciones extremas”. Tan bien hizo su trabajo que hasta lo colocaron al nivel de testaferro, debido a que al adquirir un medio local, el semanario “La Hoja”, el “Cabezón” fue nombrado como propietario”.
El escándalo avanza día a día porque pese a que Kubar le negó a los vecinos tener trato habitual con Gómez: “sólo lo vi una vez”-dijo y defender a Cuello: “no está ni procesado ni imputado” en la causa federal en la que se lo investiga la jueza de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado. En esa causa se investiga a una asociación ilícita que cometió evasión, defraudación al Fisco, lavado de dinero, y otros delitos económicos por millones de pesos. Se hicieron varias decenas de allanamientos y casi todos tenían que ver con comercios o domicilios por donde había pasado Cuello. Aunque también los allanamientos afectaron (al parecer sin tener que ver) a otro político que casualmente, después de los operativos también ocupa un lugar en el gabinete de Darío Kubar.
Pero todas estas maniobras no pueden tomarse como extrañas cuando los lotes en el barrio están cambiando notablemente su cotización ante nuevas radicaciones urbanas. Algo parecido ocurrió con otros barrios como Marabó donde vecinos denunciaron haber sido amenazados por funcionarios municipales para que dejen sus lotes.
Casualmente el Municipio realizó un pavimento a pocos metros el año pasado. Además hay que recordar que el diputado nacional Felipe Solá ya denunció este tema diciendo: “he tenido la oportunidad de ver en distintos barrios a los que tengo acceso como patotas van a amedrentar a mujeres jefas de familia que viven con sus hijos. Van a amedrentarlas, a quemar las casillas y cortarles los alambres para que se vayan. Detrás de eso hay gente que compró lotes mal habidos. Hay una estafa y el Gobierno no hace nada, por el contrario en muchos casos esas patotas son protegidas por policías de General Rodríguez de civil”.
Seguramente el tema dará para más y habrá novedades en los próximos días, pero todo indica que el escándalo por estas maniobras ilegales cada vez salpica más cerca de Darío Kubar, Natalia Ruiz y Sergio Cuello.

Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio