LA LINTERNA

Nota

Nota

Una directora asociada sostuvo que nadie se había quejado y que en el sector había tres médicos

Hospital: pacientes se quejaron que la Guardia no atendió a nadie en cinco horas

Tadeo Domínguez

Este viernes por la mañana se produjo un gran malestar en la Guardia del Hospital Vicente López y Planes porque los pacientes estaban esperando ser atendidos pero no sólo no les llegaba su turno, sino que no vieron a nadie ingresar para ser atendido por la médica que supuestamente estaba allí.
Uno de los pacientes, Tadeo Domínguez, nos contó que estaba en la Guardia esperando desde las 7 de la mañana y eran casi las 11 y no sólo no fue atendido él sino que nadie había sido llamado para ese fin. Pero agregó que era la tercera vez que asistió en la semana para ser atendido sin suerte, porque sufrió un golpe en la zona abdominal el día sábado. Contó también que hubo personas que estaban esperando desde la seis de la mañana y que se habían retirado porque no lograban su objetivo.
Al parecer sólo había una médica, por lo menos eso decía una enfermera, pero Domínguez reforzó: “puede que haya una médica pero desde que estoy acá no atendió a ninguna persona”. El vecino manifestó que le estaba enviando mensajes al Intendente informándole de la situación.
Otra vecina que estaba desde las 7 nos dijo que ella se quedó pero ante la falta de atención hubo muchos que se fueron y “la enfermera nos dice que hay una sola doctora y que anda recorriendo salas, pero es como dice el señor acá no atendieron a nadie”.
Otra mujer que estaba con su sobrino herido en una pierna por un accidente manifestó que no sólo en esa Guardia sino tampoco lo atendieron en Traumatología.
Consultamos a la directora asociada del Hospital, Dra. Andrea Barbagelata quien nos dijo que en la Guardía había tres médicos: la Dra. Morán, el Dr. Jara y el Dr. Molina, y que el miércoles si habían tenido problemas con la asistencia de profesionales.
Además agregó que nadie se había ido a quejar a la Dirección del Hospital pero ante la repetición de nuestra pregunta sobre cómo podía ser posible que nadie de los que estaban esperando fuera llamado para ingresar a los consultorios, nos dijo lo mismo: “nadie se vino a quejar acá”.

Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio