LA LINTERNA

Nota

Nota

Comerciantes apretados y preocupados

El Municipio quiere cobrar a los comerciantes diferencias en las tasas desde hace cinco años

Claudio Hoenigfeld

Este jueves 3 de octubre se desarrolló una reunión en el Salón Garrahan del Municipio con el protagonismo de la misma a cargo del director de Ingresos Públicos, Claudio Hoenigfeld y estuvieron presentes algunos comerciantes y contadores de nuestra ciudad.
La preocupación se dio entre los comerciantes por la dificultad que tuvieron ante la exigencia de la Municipalidad de hacer un trámite de manera informática para decirle la facturación de su negocio para que con ello le cobren la Tasa de Seguridad e Higiene.
Con la ordenanza Fiscal e Impositiva aprobada en el Concejo Deliberante a exigencia del Departamento Ejecutivo que dirige Darío Kubar y con el sólo voto de los concejales de Cambiemos, se modificó la forma de determinar el valor de la Tasa para los comercios.
Desde la nueva ordenanza el Municipio puede cobrarle a los comerciantes por la cantidad de empleados o por un porcentaje de su facturación, lo que de la cifra más alta.
Pero a ese tema se le sumó que hoy el Director de Ingresos Públicos les informó a comerciantes y contadores que se verificará las presentaciones de los últimos cinco años por parte de los contribuyentes de Seguridad e Higiene y si hubiera diferencias entre lo declarado al Municipio y otros organismos públicos lo deberán abonar esa diferencia en los últimos cinco años.
Los comerciantes y contadores se quejaron pero el funcionario con relativa veracidad les dijo que si no lo hacían el Tribunal de Cuentas podría sancionarlo, lo que es bastante discutible. El Director de Ingresos Públicos hablando con varios comerciantes cuando terminó la reunión manifestó que no entendía como que en años anteriores el Tribunal de Cuentas no controló como debía al Municipio, lo que según en su opinión sería por una cuestión política. Hoenigfeld en todo momento sostuvo que debían salir a cobrar estas diferencias porque se los exigiría el organismo de control provincial. Suena raro porque la integración del Tribunal de Cuentas es casi la misma que desde 1983, época que gobernó el radicalismo la provincia de Buenos Aires.
Este nuevo ajuste municipal está precedido por un aumento de las tasas con altos porcentajes y entre otros gravámenes volvió a implantar la Tasa Vial.
Los motivos para el apriete y ajuste fiscal que va llevando el Gobierno Municipal tiene que ver con una fuerte baja en la recaudación pero también con un aumento en la planta municipal en la que por lo menos se aumentó un 50% la cantidad de funcionarios políticos de alto rango y con sueldos importantes. También se conoce que hay grandes atrasos en el pago a los proveedores y que se está gastando fondos que ya no están contemplados en el Presupuesto Municipal 2016 que se terminó a fin de octubre. La baja de recaudación es de 35% aproximadamente comparado con el año 2015. Kubar recibió un Municipio con 77 millones de pesos en sus arcas, y ahora está juntando las monedas para pagar los sueldos que los abona con algunos días de retraso.
No hay que olvidar que pese a las críticas el intendente Darío Kubar cobró los gastos de representación ganando cerca de 300 mil pesos por mes. Como también los gastos en camiones y otros elementos bastantes sospechosos por parte de la Comuna.
Habrá que ver qué se le ocurre al Gobierno Municipal para recaudar, pero si se van conociendo iniciativas para sacarles más fondos a los vecinos, lo que seguramente van a traer más polémica en un año de vacas muy flacas y pocas ventas.

Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio