LA LINTERNA

Nota

Nota

Impulsado por el subsecretario de Inspección General Javier Franze

Se aprobaría obligación de tener un cesto para la basura

Javier Franze Foto

En el Concejo Deliberante de nuestra ciudad se trató en la Comisión de Obras Públicas un proyecto enviado por el intendente Darío Kubar para que los vecinos tengan la obligación de contar con un cesto para la basura en el frente de sus viviendas.
El bloque de Cambiemos lo está impulsando, y habrá que ver qué suerte tiene en el HCD, pero se sabe que la iniciativa nació en la Subsecretaría de Inspección General, a cargo de Javier Franze, el mismo funcionario cuestionado por las habilitaciones de los supermercados durante este año, causando que General Rodríguez sea casi la capital nacional de los mayoristas, rubro elegido para habilitar supermercados donde no se puede.
Hay tres categorías, los domiciliarios, comerciales e industriales.
Los domiciliarios deben tener una circunferencia de no menos 30 centímetros de diámetro; y una profundidad mínima de 30 centímetros y de un máximo de 1,5 metros.
Los comerciales pueden ser parecidos pero con tapa y paneles de chapa, plástico o llamas metálicas. Para los industriales habrá otras características más complejas como también para los edificios.
Pero lo más preocupante y que suena más raro es que el artículo 8 donde señala: “aquellos casos en los frentistas por razones económicas no puedan acceder al mismo previo estudio socioeconómico a cargo del área municipal respectiva que determine este impedimento. Para estos casos facúltese al Departamento Ejecutivo a generar acciones tendientes a propiciar soluciones a los frentistas de bajos recursos económicos, pudiendo firmar convenios con instituciones y/o privados tendientes a financiar en forma total o parcial proyectos que generen contenedores sociales de bajo costo o sin costo, para estos casos”.
Cuáles serán los convenios y con qué entidades es algo que hay que ver si los ediles le van a dar un cheque en blanco al Ejecutivo aprobándoselo cómo está.
Más allá de todo esto, es una nueva exigencia municipal en tiempos de crisis y de vacas flacas, pero a Kubar y parece que a los concejales de Cambiemos tampoco les importa mucho.

Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio