LA LINTERNA

Nota

Nota

Malestar municipal contra la Fiscalía

Allanamiento en Altos del Oeste: 600 gramos de marihuana, una pistola y una granada

Foto Foto

El viernes 4 de noviembre a la tarde se llevó a cabo un operativo policial por parte de la Policía Federal en la zona de Altos del Oeste en la que se secuestró unos 600 gramos de marihuana, una arma de fuego de mano y una granada de mano a la que le faltaba elementos para su detonación. Gran malestar de las autoridades municipales que no paraban de quejarse de la Fiscalía actuante porque decían que no le permitían allanar una vivienda precaria aledaña a las que se había ingresado.
El procedimiento se llevó a cabo en Tarija y Argentina de Altos del Oeste en varias casas precarias en la que se arrestaron a varias personas y se demoraron algunos jóvenes que asistirían a la compra de droga.
Los allanamientos por parte de la Federal se hicieron en dos casillas en las que vivían dos familias en forma más que precaria, pero que los vecinos habrían denunciado como los que vendían droga a los chicos de la zona. Se pudo ver a varias personas esposadas mientras que la fuerza policial hacía las actas del procedimiento.
Lo secuestrado fue una cantidad importante de marihuana, unos 600 gramos, en unos cien envoltorios aproximadamente, una pistola y también la granada de mano FMK2 de fabricación nacional a la que le faltaban partes para ser detonada. Para evitar problemas asistieron efectivos de Explosivos de la Policía.
El operativo comenzó alrededor de las 16:30 pero las fuerzas de seguridad estuvieron varias horas después de iniciada la noche porque se estaba esperando una orden de allanamiento para una casilla en la que supuestamente había más droga y armas, y vaya a saber qué más. Al no poder entrar las autoridades especulaban que podía haber de todo y agregaban como dato que los perros especializados en búsqueda de droga apuntaron al lugar. Hasta que nos retiramos del sitio la Fiscalía no dio la orden de allanamiento.
Si bien el procedimiento logró secuestrar drogas y arrestar a supuestos responsables de la venta de la misma, se sentía frustración en el ambiente porque para algunos de los trabajaron en el operativo hubo una filtración que posibilitó que otros elementos fueran descartados por los delincuentes. Entre otras cosas se especulaba que debía encontrarse una ametralladora tipo UZI, ya que la gente del lugar denunció por distintas vías a las autoridades municipales que desde una de las viviendas en forma habitual salía alguien armado y había disparos con un arma de ese tipo. Durante varios minutos los federales buscaron en el zanjón ubicado frente a la calle Tarija y en los primeros metros del predio rural de enfrente (final del barrio) para tratar de dar con otros elementos pero el resultado fue negativo.
Las autoridades municipales sin ningún tipo de reserva hablaban pestes de la Fiscalía actuante en el caso, porque no les dejaba allanar en la vivienda cercana. El operativo sin dudas mostró fisuras en la relación entre las autoridades políticas con la Policía Provincial y sus quejas sobre la Justicia.
Cuando nos retiramos del barrio aún la Fiscalía no dejó hacer ese procedimiento, sin saberse por qué, hay que suponer que alguna razón lógica había. Hablando de quejas, cuando nos íbamos escuchamos al personal de la Fiscalía quejarse por tener que quedarse tanto tiempo allí mientras los mosquitos atacaban sin piedad, pudiendo seguir su trabajo desde el edificio de la Fiscalía local. Todo esto pasaba en la oscuridad casi total que hay en las calles Argentina y Tarija, ambas destruidas, pero en el caso de la segunda está peor porque hay enormes zanjas en la calle para que pase el agua, aunque no se puede descartar que también ayude a que el tránsito de vehículos sea muy dificultoso.

Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio