LA LINTERNA

Nota

Nota

Desalojaron a los usurpadores de la Reserva Natural y tras 3 años de juicio pasó a manos municipales

Foto

El jueves 15 de diciembre se produjo el desalojo de los usurpadores de las 700 hectáreas en las que el Municipio quería crear la Reserva Natural en la orilla del lago San Francisco (que en Moreno es el Dique Roggero), logrando que el predio pase a sus manos.
El procedimiento lo ordenó el Juzgado Civil y Comercial Nº 3 de General Rodríguez a cargo del Dr. Leandro Nahuel Joandet, y fue cumplida por los responsables judiciales y policiales con acompañamiento de autoridades municipales.
Ahora habrá que ver si se puede concretar el proyecto de Reserva Natural con posibilidades turísticas que se desarrolló años atrás pero que no podía realizarse por la usurpación del predio. La Dirección de Turismo cuenta con un proyecto que fue elaborado en la gestión anterior, que es probable que se le hagan actualizaciones y cambios.
Lamentablemente, hubo que esperar seis años para el desalojo del predio, ya que en 2010 se firmó un acuerdo con la Provincia para el traspaso, pero hubo que llegar a varias instancias judiciales para que los usurpadores dejen el predio.
Cuando la gestión de Juan Pablo Anghileri quiso desalojarlos, los intrusos encabezados por el ingeniero lujanense José Luis Laforgia, querían hacer valer supuestos documentos de la gestión provincial que nunca llegaron a presentar, pero que hicieron que en varias instancias judiciales los temas se demoraran. Al final, por otra vía el Municipio, durante la gestión de anterior, pudo hacer que la Fiscalía de Estado con sede en Mercedes, iniciara las tramitaciones y así se llegó al desalojo el jueves. Ya se había producido una orden de desalojo un par de meses atrás, pero el usurpador había apelado.
En el anecdotario quedará que una vez que supo que le quedaba poco tiempo, Laforgia habría retirado sus cosas, alquilando el campo a un propietario rural cercano para que lo siguiera explotando. Éste último fue el que debió retirar sus 150 animales el jueves.
Si bien la Justicia terminó convalidando las razones municipales en el 2016, sin dudas es algo que dentro de la llamada “Pesada herencia” había quedado prácticamente en su instancia de resolución. Además lo llamativo es que en el gobierno de Darío Kubar hay funcionarios que lo fueron también en el de Marcelo Coronel, que tuvieron la oportunidad y quizás la obligación de haber intentado hacer esto antes de 2010 y no quisieron hacer nada mientras el usurpador seguía en el lugar explotando las 700 hectáreas.
Hay que recordar que esta usurpación de José Luis Laforgia comenzó en el año 2000 (Gobierno de Oscar Di Landro) cuando el empresario que le alquilaba el predio al Municipio, decidió no seguir. A los pocos meses, sin que nadie del Municipio o la Provincia lo evitara empezó a desmantelarse el casco de la vieja estancia de los Saavedra, que era un tesoro para el patrimonio no sólo municipal. Pero no lo evitaron, permitiendo así el saqueo, en aquel momento, de verdaderas joyas en lo edilicio.
Cabe destacar que el usurpador Laforgia compartió espacio de designación con Natalia Ruiz, la esposa de Darío Kubar, en la Municipalidad de Pilar.
Tras 16 años la conocida estancia de los Saavedra está llegando dónde tenía que estar, en manos municipales, y eso fue gracias a la gestión del ex intendente Juan Pablo Anghileri y su equipo, entre ellos el ex secretario de Legal y Técnica, Gastón Domínguez, y varias personas más que trabajan en el área legal. Esperemos que la gestión actual no desperdicie la oportunidad que se le presenta al recuperarla.
Costó 16 años y mucho esfuerzo de funcionarios y empleados, lo que quedó reflejado en artículos escritos por este cronista y por el licenciado Pablo Bidondo, un verdadero apasionado de este tema.

Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio Anuncio